Dale vida a tus tiempos muertos

tiempos_muertos.jpg

No todo es trabajar en esta vida.

Hay cosas que hacemos como seres humanos, como personas y como entes que forman parte de un tejido social.

Las personas que nos apasionamos con lo que hacemos solemos llamar a esto “tiempos muertos”, que en realidad son momentos en los que no estás trabajando o realizando alguna actividad específica.

Para muchos de nosotros es muy común la imagen del workaholic que no tiene tiempo para nada por estar siempre sumido en su trabajo, oliendo archivos y dejando las manos en el teclado de la computadora. Otra imagen similar sería la del genio que se ha dejado la barba, las uñas, no ha dormido en días y tampoco come.

Eso no es para nada saludable. Lo sabemos.

Lo mejor es que trates de llevar tu vida lo menos excéntrica posible. Si Elon Musk se mete a una cámara hiperbárica a comer retoños de cactus, bueno, tú lo harás cuando tu empresa sea del tamaño de Tesla. Pero por el momento podemos ayudarte a sacarle partido a algunos de tus “tiempos muertos” sin caer en excesos.

 

La dicha es mucha en la ducha

Cortos o largos, todos necesitamos un baño de vez en cuando para mantenernos lo más limpios posibles. O cuando menos para mitigar la sudoración producto del desgaste diario.

Mientras te das un baño es un recomendable cantar una canción para despejar la mente, pero también puedes aprovechar este momento en el que estás dedicándote completamente a ti para planear tu agenda o tratar de encontrarle una solución a esa situación compleja.

Recuerda que Arquímedes dio su famoso grito ¡Eureka! Mientras se bañaba.

 

Nunca subestimes el poder de una comida entre colaboradores

Comer es muchas veces una de las actividades a las que menos importancia le damos en el ajetreo de día a día. Muchas veces nos sucede que preferimos comer fast food en el auto o una pizza en la sala de juntas para seguir trabajando.

Eso está mal.

Si te dieras el tiempo de salir a comer podrías despejar la mente y encontrar caminos que no habías notado. Por otro lado, una comida en equipo permitirá “sacar las ideas de la caja”. Nada mejor que cambiar el entorno para encontrar resultados distintos.

 

El traslado es el camino a las soluciones

Ya sea que uses el transporte público o que utilices tu propio automóvil, los traslados son tiempos que nadie disfruta. Excepto si vas por la campiña italiana y créenos, aún así, no te divertiría si lo hicieras todos los días.

Aprovecha ese tiempo para planear tu agenda, priorizar tus pendientes, realizar llamadas o coordinar juntas. De esta forma al llegar podrás tener el tiempo para dedicarte a lo verdaderamente importante.