¿Mi empresa está fracasando? ¡Detéctalo!

Fracaso.jpg

Te hemos dado mil y un razones por las que es importante incentivar el emprendimiento y darle a los nuevos empresarios las herramientas para darle vida y permanencia en la historia. Por el otro lado está una triste realidad que encontró el estudio de los organizadores de Fuck Up Nights: el 75% de las empresas cierran antes de los dos años.

Después de todo, por más que quisiéramos dotar de las herramientas ideales a los emprendedores, hay cosas que no podemos abarcar aún, y otras que no podemos controlar.

Sin embargo, podemos informarte para ayudarte a descubrir cuáles son las seis principales razones por las que las empresas fracasan y así poder prevenir y crear un plan de acción.

 

1. Cuida los recursos, nunca serán demasiados

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los emprendedores es a la falta de recursos: ya sea para mantenerse a flote, para afrontar una crisis, para crecer o para encontrar los apoyos necesarios. Sabemos que es difícil, pero una planeación estratégica puede servir.

 

2. No medir

No medir no permitirá evaluar cada uno de los esfuerzos de las células que componen la empresa. Si no se trabaja con los resultados a la vista, lo más seguro es que la atención se diluya hacia otras cosas.

 

3. Sólo pensar en una P

Muchos creen que la publicidad es la llave maestra. Recuerda que producto, precio, plaza y promoción, son partes de un todo. ¿De qué sirve publicitar un mal producto a un precio carísimo en un lugar donde no será comprado?

 

4. Personal poco capacitado o, de plano, nada apto

A veces el emprendimiento se construye gracias a los amigos, pero tener a un amigo en la nómina de la empresa sin que aporte en realidad es peligroso.

 

5. El mundo

Y es que las crisis económicas, las caídas en las bolsas de valores, la falta de materia prima, o los desastres naturales, son de lo peor que le podría pasar al emprendedor, en especial cuando la compañía está buscando su punto de equilibrio.

 

6. Problemas técnicos

No poder satisfacer la demanda o los estándares de calidad debido a la falta de inversión, de personal o de preparación.

Ahora que ya lo sabes, lo mejor es evitarlo.

En el HUB contamos con mentores y herramientas que te ayudarán a detectar y estar preparado para cualquiera de estas situaciones.