No confundas emprendimiento, innovación y creatividad

A veces a los creativos les dicen que deben emprender un negocio. Otras veces a quienes tienen ideas innovadoras les dicen que deben emprenderlas. Y otras tantas a quienes desean emprender no les dejan porque les dicen que no es innovador.

¡Ya basta! Creatividad, innovación y emprendimiento son tres términos distintos que la gente que sabe poco utiliza indiscriminadamente, pero queremos demostrarte que existen diferencias no tan abismales, pero diferencias entre una palabra y otra.

 

¿Qué es la creatividad?

Creatividad es asimilar la información y crear algo totalmente nuevo con la información que posees: una solución, una respuesta. La creatividad es un proceso de uso productivo de la imaginación que se puede fomentar, aprender e incentivar.

Se dice que todos nacen con un genio creativo, y también es cierto. Pero la creatividad depende de la forma en la que tu panorama esté abierto para crear soluciones tangenciales a los problemas.

 

La innovación: la creatividad puesta en la acción

Si bien la creatividad es la capacidad de encontrar esas respuestas que se escondían en el problema, la innovación es la capacidad de poner en acción esas respuestas y darles forma. Entender cada uno de los pasos hasta la ejecución.

La innovación también se confunde con el emprendimiento, si bien la innovación debe ser emprendida, el término de emprendimiento es más amplio.

 

No cierres el emprendimiento

Si bien usualmente los emprendedores tienen como sus grandes modelos a personas que cambiaron la historia, como Bill Gates, Steve Jobs, Elon Musk, entre otros. La verdad es que el emprendimiento abarca a todas las personas que deciden hacer algo por cuenta propia.

Tan emprendedor es Steve Jobs, como la señora que decide abrir su cocina económica o el empresario que decidió poner su propia gasolinera.

Emprender no es inventar, pero inventar, crear e innovar sí son grandiosas herramientas que ningún emprendedor debería dejar de lado.