¿En realidad funcionan los espacios de coworking?

Los espacios de coworking son la evolución de la forma en la que entendemos el lugar de trabajo. Gracias a los cambios en el uso del espacio, a la creación del trabajo a distancia, a la facilidad que muchas empresas otorgan a sus empleados para que hagan home office o se dediquen a proyectos paralelos.

Técnicamente, un espacio de coworking no es muy distinto a una oficina tradicional. Es mucha gente frente a una computadora, otras personas ocupando una sala de juntas y otras más tomando un café mientras platican del fin de semana. Lo que hace diferente al coworking es que no son personas de una misma empresa, son personas de distintos giros que ahora trabajan en un ámbito de cordialidad trabajando para distintos clientes, intercambiando experiencias.

Coworking 2-01.jpg

Pero ahora todo parece perfecto en un coworking ¿no?

Sí, bueno, es un lugar con buena conexión a internet, con un gran ambiente multidisciplinario en el que, si cuenta con una buena gestión conocerás a los demás y podrás encontrar soluciones mucho más a la mano para un trabajo conjunto sí pero ¿te gustaría saber qué es lo malo?

Básicamente no hay muchas cosas malas en un coworking, esa sensación de “falta de privacidad” ya existe en las grandes empresas. Y, al contrario de una empresa donde alguien junto a ti puede competir por tu puesto, en los espacios de coworking del HUB tenemos personas de distintos giros.

Además, el precio es mucho menor que si rentaras un lugar para ti solo, en especial si estás en los primeros momentos de tu empresa.

Si puedes conocer más emprendedores como tú, intercambiar experiencias e, incluso, conseguir clientes, déjanos decirnos que los coworkings tal vez sí sean lugares que deberías considerar para hacer realidad tu emprendimiento.