El MVP y cómo te puede ayudar a emprender

El Producto Mínimo Viable (o MVP) por sus siglas en inglés, que tiene una curiosa coincidencia con el término “Most Valuable Player” de los encuentros, es una unidad de tu emprendimiento que te puede ayudar a aprender y darle forma concreta o cambiar el rumbo de tu desarrollo.

Pero vamos por partes…

Este término viene de una metodología llamada Lean Startup que suele trabajar con emprendimientos tecnológicos, pero podría aplicar a desarrollos más complejos que incluyan línea de producción.

El Producto Mínimo Viable es, como su nombre lo indica, tu desarrollo en una fase “beta” en la que cuenta con ciertas funciones, entender al mercado o explicar su funcionamiento.

Obviamente tu Producto Mínimo Viable no es algo que sirva para masificar. De hecho puede ser sólo un modelo a escala. Por ejemplo: si tu idea fuera desarrollar un cepillo para la espalda, tu producto mínimo viable es un modelo al tamaño de un cepillo de dientes que te permitirá mostrar su funcionamiento a los demás.

Si tu proyecto es un videojuego, tu Producto Mínimo Viable podría ser sólo un escenario. Lo que te interesa es demostrar tu proyecto, su viabilidad y encontrar quiénes serán los interesados en él.

Ahora, tu Producto Mínimo Viable es también una herramienta importante de conocimiento ¿por qué? Como te hemos dicho hasta el cansancio: nada se compara con el conocimiento. Al elaborar tu MVP, tú comienzas con una serie de hipótesis, después de su “lanzamiento”, tú recibes un feedback de gente interesada en él. De esta forma puedes dar respuesta, reforzar o reenfocar el producto con el cuál quieres emprender.