Es posible emprender y cuidar el medio ambiente, ¿no nos crees?

shutterstock_693999271.jpg

La verdad es que cuidar el ambiente nos conviene a todos: emprendedores, clientes, gobiernos y sociedad en general. Después de todo, el planeta es nuestro hogar, pero también nuestro mayor proveedor de materia prima sin importar el lugar en el que nos encontremos desarrollando nuestra actividad laboral, académica o empresarial.

Esta nueva mentalidad ha ayudado a que las empresas eco-friendly dejen de ser un “estatus que sólo pueden pagarse las grandes multinacionales” a ser una característica deseable y que muchas veces permite a los emprendedores colocarse como una opción mucho más viable que los gigantes comerciales.

La razón es muy simple: los emprendedores usualmente manejan volúmenes mucho menores de personal, material, sucursales, materia prima y departamentos administrativos. Para ti como emprendedor es mucho más fácil implementar medidas ecológicas pequeñas, mientras que para una empresa de más de 10,000 personas puede resultar complicado todo el proceso: planeación, implementación, inducción, e incluso tendría que llegar a crear un departamento dedicado sólo a ello.

shutterstock_145687487.jpg

Para ti, como emprendedor, es muy fácil comenzar a implementar nuevas estrategias al interior de tu empresa para cuidar el planeta:

  • No imprimir todo lo imprimible.
  • Usar hojas recicladas.
  • Cambiar tus garrafones por un filtro.
  • Utilizar refrigeradores ahorradores.
  • Ser más flexible con el código de vestimenta de manera que tus colaboradores puedan llegar en bicicleta.
  • Crear ambientes frescos con colores claros para usar el aire acondicionado lo menos posible.

Seguramente has implementado una o varias de estas medidas. Si no, ¿qué esperas?

Y si aún estás con la espinita del emprendimiento, tenemos algunas ideas para emprender a favor del medio ambiente y crear oportunidades para todos.

shutterstock_169292030.jpg

Emprendimientos que cuidan el ambiente

  • Deportes extremos y turismo aventura: esta es una de las medidas más atractivas para emprender. En especial si cuentas con un espacio suficiente capacidad de crear una experiencia única y el permiso de las autoridades. Los cenotes de Cuzamá son el ejemplo perfecto de armonía entre el emprendimiento, el turismo y las actividades ecológicas.
  • Consultoría ambiental: la palabra “consultoría” a veces puede parecer un comodín. Sin embargo, un consultor ambiental debe contar con certificaciones internacionales para poder ejercer y no ser únicamente un opinionólogo. Este trabajo es importante para empresas de talla mundial, por eso es un servicio que no se puede tomar a la ligera.
  • Reciclaje: este es uno de los trabajos más viejos pero que poco a poco a comenzado a tomar auge. Convertirte en el mediador entre la población y los centros de reciclaje se puede convertir en un negocio bastante lucrativo.

¿Ves? Es posible emprender y cuidar al medio ambiente. ¿Qué esperas?