5 puntos que te animarán a lanzarte al emprendimiento creativo si todavía no lo has hecho

artista emprendedor.jpg

En la entrega anterior mencionamos los cinco principales retos a la hora de desarrollar un emprendimiento artístico o creativo. Después del realismo, viene el optimismo y hoy queremos hablarte sobre por qué un emprendimiento creativo es más viable hoy en día que en el siglo pasado, y cómo las circunstancias favorecen ahora este clima en el que es posible combinar efectivamente la creatividad con la visión empresarial.   

 

1. Democratización de la tecnología

Los avances tecnológicos cada vez son más poderosos y accesibles. Mientras que en el siglo pasado, por ejemplo, solamente los grandes estudios podían realizar películas y productos fílmicos o grabaciones musicales, ahora, gracias a la tecnología, podemos contar con los medios necesarios para ello sin una inversión que nos rebase.

 

2.  Redes sociales

Los canales de difusión y distribución también se han democratizado gracias a las redes sociales y el internet. La posibilidad de llegar a una audiencia o construirla para interactuar con ella ha incrementado y esto se traduce en relevancia, impacto y, en el mejor de los casos, prestigio.

 

3. El valor de la versatilidad

Hace unos años se valoraba muchísimo la especialización en el conocimiento y las habilidades laborales, así como también el ser fiel a un perfil muy definido porque favorecía que un empleado se dedicara a un trabajo de por vida. “Quien mucho abarca, poco aprieta” era un dicho muy popular. Ahora, en cambio, la versatilidad no es sinónimo de inconsistencia sino de adaptabilidad y es vista como una ventaja.

 

4. El cambio de paradigma

Si le echamos un vistazo a la historia del arte, podemos ver que las estructuras que hacían posible su desarrollo y sustento han ido cambiando. Al patronazgo y el mecenazgo les sucedió la institucionalización del arte con el apoyo del Estado y los organismos culturales, pero ahora que este sistema ha ido cambiando sus políticas, es la hora de que los creadores tomen las riendas de su producción y desarrollo económico.

 

5. Demanda laboral

Este último punto no es exclusivo de los emprendimientos creativos y artísticos, sino de todos, pero es importante mencionarlo. Todos los emprendimientos necesitan gente y al contratar reducen el desempleo y fomentan la economía del país.