Emociones perjudiciales para los emprendedores

emociones_perjudiciales.jpg

El mundo del emprendimiento es fascinante, apasionante y, para quienes nos encontramos demasiado inmersos en él, también puede acarrear emociones negativas y otros sentimientos que debemos aprender a controlar.

Los emprendedores no estamos exentos de tener altibajos emocionales: una negociación que no cerró, un colaborador que nos “jugó chueco”, una mala maniobra e incluso una crisis económica que no estaba en nuestras manos controlar pueden comenzar a quitarnos el sueño y acabar con nuestro tiempo libre, nuestra paciencia y nuestra templanza. Recuerda que es muy importante encontrar el equilibrio en todas nuestras actividades, por ello aquí te decimos qué emociones pueden ser perjudiciales para emprender y cómo combatirlas.

 

Euforia

euforia.jpg

La euforia es maravillosa, es una carga de adrenalina que tenemos que aprender a sobrellevar. Cuando logras echar a andar tu proyecto, tienes esa sensación de “lo logré”, una carga de endorfinas que te puede llevar a perder el piso real y a proyectarte una falsa seguridad. Hay que aprender a manejar el éxito, se necesita gestionar el ego y mantener la humildad para entender que “lograrlo” no es sinónimo de mantenerse.

 

Angustia

angustia.jpg

La angustia puede surgir por distintos factores: problemas en el hogar, ideas que no terminan de cuajar, proyectos que se quedan en el tintero, situaciones de impuestos y demás. Cuando aparecen los sentimientos de angustia lo más importante es reforzarse por qué estás donde estás, por qué emprendiste y, en lugar de dejar que eso te bloquee, empezar a darle vueltas al problema para encontrarle varias soluciones dentro de un plan de trabajo.

 

Vergüenza

verguenza.jpg

Cuando uno presenta una idea, primero tiene que perderle el miedo al ridículo. Los emprendedores necesitamos saber vendernos y vender el producto, tener tácticas de venta y empatía.

Recuerda que muchas veces lo que fracasa no es el mal producto, es la mala presentación.

En el mundo de hoy tienes que perder el miedo y lanzarte con tu idea dispuesto a lograr todo lo que te propones, sólo así podrás superar la vergüenza.

 

Abandono

abandono.jpg

Cuando un colaborador abandona el proyecto debes ser muy empático, entender qué lo llevó a hacerlo, por qué lo hizo, ¿será que tiene uno en puerta?

Recuerda que a tus socios y colaboradores los eliges tú, aún recurriendo a una consultora de recursos humanos.

Lo más importante es desarrollar relaciones de calidad que garanticen que, a pesar del abandono, cuentes con ellos. Si no, siempre tienes la vía legal, los contratos de confidencialidad, entre otros.

 

Ira

ira.jpg

Hablar de ira implica palabras mayores, pero normalmente tiene que ver con momentos críticos y con el estrés de los primeros momentos del emprendimiento. La ira se desencadena de repente y se convierte en una ceguera temporal. Es importante aprender a identificar la ira de la irritación, aunque con características similares se trata de dos emociones distintas que hay que aprender a controlar o a erradicar.

¿Crees que exista alguna emoción negativa a la que se enfrenten los emprendedores?

Para eso estamos aquí, para ayudarte a encauzarlas y llevar tu empresa al mejor lugar.